Consejos

1º) Empieza por lo más fácil. Ya tendrás tiempo de hacer lo más difícil. Caminar enseña que, poco a poco, se llega a cualquier sitio. Trázate una meta y verás como, llegas a lo que te propongas. Si hoy haces una excursión sencilla, mañana podrás hacer algo de más alto nivel.
2º) Anda también por la ciudad. No sólo hay que andar por el monte. Para coger forma física, propiciar un desarrollo sostenible y contaminar menos, es una sana costumbre utilizar menos el coche o el autobús y hacer caminando todo lo que puedas. Tiene efectos beneficiosos para tu salud, tu economía y tu forma física. Disfrutarás mejor la montaña.
3º) Prepara bien la mochila. Para cada excursión y según la época del año hay que llevar la ropa adecuada. Para una sencilla excursión basta con un chándal y unos deportivos. Para una ascensión de alta montaña hay que llevar una buena ropa. En cualquier caso llevar siempre frutos secos, agua, fruta y algo para picar.Y también se aconseja llevar chubasquero, gorra o sombrero y bastón. Agradecerás llevar una máquina de fotos. Si va a hacer frío o nieve: guantes, polainas, ropa de abrigo, etc. Si tienes dudas, pregunta.
4º) Respeta la naturaleza. Visitamos lugares frágiles, ecosistemas muy delicados que han sobrevivido durante miles de años. Lo ideal es que se los dejemos así a las generaciones futuras, para que también lo puedan disfrutar.
Procura que no se note tu paso por la naturaleza, no tires botes, papeles, etc., los pueblos cuentan con recogida de basura, el campo no. La basura se dispersa por el monte, además de deteriorar gravemente el paisaje, puede ser foco de infecciones, incendios, accidentes etc. retira tu propia basura y procura dejar el entorno, si es posible, mejor que cuando llegaste.
No recojas plantas ni maltrates los árboles, así todos podremos disfrutar de su belleza.
No hagas ruido, no asustes a los animales. Disfruta, pero molesta lo mínimo. En el campo se busca tranquilidad. La mejor manera de observar la Naturaleza es con tranquilidad y en silencio. Los ruidos también constituyen una forma de contaminación.
Camina por las sendas marcadas, siguiendo las rutas que tradicionalmente se han usado, lo contrario contribuye a la erosión del terreno. Puedes utilizar los caminos, veredas y sendas en tus excursiones no debiendo salirte de ellos.
Evita molestar a los animales silvestres y al ganado y deja siempre las cancelas por donde pases en la misma posición que las encontraste.
No hagas fuego y ten cuidado de no provocarlo por descuido.
No contamines el agua; respeta cursos, fuentes y manantiales.
Respeta la flora y la fauna. Si lo deseas, llévate el recuerdo con una imagen.
El invitado eres tú. Respeta las actividades y costumbres de los habitantes de la comarca.
5º) Respeta al grupo. En las excursiones vamos personas de distinta forma física y nivel. Pero, como todos sabemos, el último es el que marca el ritmo del grupo. Si tienes que esperar, espera; aprovecha para disfrutar del paisaje, hacer fotos. Ayuda al compañero que necesita tu apoyo. Sigue los consejos del guía. Siempre hay tiempo para hacer la excursión. Lo ideal es que el que ha ido una vez de excursión vuelva otra vez. De ti también depende.
6º) Cuídate. Durante la excursión, bebe agua y toma alimentos de vez en cuando. Busca las botas que se adecuen a tus necesidades, no a las del vendedor. No hagas largas travesías con botas nuevas. Para las agujetas, lo mejor es fruta y hacer ejercicio de vez en cuando. Cuídate las temidas ampollas. La práctica continuada siempre ayuda a evitar estos molestos problemas.
7º) ¿Y si me pierdo? Procura no alejarte nunca del grupo, especialmente cuando hay niebla, llueve, nieva o en terrenos complicados. En el caso de que, por cualquier razón debas pararte, avisa a los que te preceden, para que te esperen. Y, si definitivamente, alguna vez te pierdes, espera, en cuanto observen que faltas volverán a por ti, es más fácil encontrarte por donde se ha pasado, que si te pones a caminar hacia lugares desconocidos. El guía conoce el camino que se ha recorrido, pero no el que tu puedas hacer, volverán y te encontrarán. Atiende a las tres señales que, cuando alguien se pierde, se hacen con un pito (se oye desde más lejos que la voz) y procura contestar y dirigirte hacía donde se oigan. Es aconsejable llevar el teléfono móvil, aunque en muchos lugares no tiene cobertura, lleva apuntado el número de móvil del guía (pero apágalo durante la excursión y enciéndelo sólo en caso de extravío). Si hablas por teléfono con el guía, dale todas las referencias posibles para que te puedan localizar. En última instancia, el 112 es el teléfono europeo de emergencias.